Ejercicios de memoria episodica para adultos

Memoria semántica

Estos consejos pueden ayudarle a recordar detalles de hechos pasados y a aprender de ellos. ¿Le resulta familiar? No recuerdas el nombre de alguien que conociste. O se le olvida el atajo que le ahorró tiempo en un viaje anterior en coche. Es frustrante no poder recordar ciertos detalles del pasado. Puede que lo achaques a “momentos de vejez”. Pero el problema real es un fallo de la memoria episódica, el sistema de memoria más grande y complejo del cerebro.

Inscríbase para recibir consejos para llevar un estilo de vida saludable, con formas de combatir la inflamación y mejorar la salud cognitiva, además de los últimos avances en medicina preventiva, dieta y ejercicio, alivio del dolor, control de la tensión arterial y el colesterol, y mucho más.

¿Cuáles son las causas de la mala memoria episódica?

Las alteraciones en la función de la memoria episódica se observan en individuos con Deterioro Cognitivo Leve (DCL), en enfermedades neurodegenerativas como la Enfermedad de Alzheimer (EA), la Enfermedad de Huntington (EH) y la Enfermedad de Parkinson (EP) y también en una serie de enfermedades psiquiátricas como la Esquizofrenia, la Depresión Mayor (DM), …

¿Puede recuperar la memoria episódica?

La recuperación de información de la memoria episódica depende de la información contextual y de la eficacia con la que la información se codificó y almacenó en la memoria. Por lo tanto, si la información no se codificó correctamente porque estabas distraído, es menos probable que recuperes detalles del suceso o la información.

¿Puede el entrenamiento cognitivo mejorar la memoria episódica?

Entre las estrategias de intervención que se han desarrollado para abordar los déficits de memoria episódica, ya sean causados por la senescencia o por condiciones psicopatológicas, el entrenamiento cognitivo ha sido el más utilizado para las personas mayores (Bahar-Fuchs et al., 2013).

Memoria implícita

La memoria desempeña un papel en todas nuestras actividades, y HappyNeuron Pro ofrece ejercicios de memoria que ayudan a estimular esta área de la cognición. La memoria es esencial en la creación y el desarrollo de nuestra personalidad, es testigo directo de nuestro pasado (memoria episódica) y nos permite ayudar a la información histórica y al conocimiento común (memoria semántica). Es, por tanto, una de las funciones cognitivas más esenciales.

Al decir que tenemos buena o mala memoria, tendemos a considerarla como un todo. Pero recordar lo que comimos ayer difiere mucho de recordar que París es la capital de Francia. El tipo de información que se memoriza o recuerda compromete al cerebro de distintas maneras. Hemos diseñado nuestras actividades de cuidado de la memoria para ayudar específicamente a tratar las múltiples capacidades en las que nuestro cerebro interactúa con la información.

No hay ninguna zona del cerebro que pueda identificarse como EL lugar donde se almacenan los recuerdos. La formación de una conexión neuronal depende de la activación simultánea de neuronas en varias zonas del cerebro y también varía en función de la información que se desea memorizar. Los factores relacionados con el cansancio, la edad y el estrés pueden provocar alteraciones o fallos en la memoria.

Problemas de memoria episódica

La memoria episódica es el recuerdo de acontecimientos cotidianos (como la hora, la ubicación geográfica, las emociones asociadas y otra información contextual) que se pueden enunciar o evocar explícitamente. Es el conjunto de experiencias personales pasadas que ocurrieron en momentos y lugares concretos; por ejemplo, la fiesta del séptimo cumpleaños[1]. Junto con la memoria semántica, forma parte de la categoría de memoria explícita, una de las dos divisiones principales de la memoria a largo plazo (la otra es la memoria implícita)[2].

El término “memoria episódica” fue acuñado por Endel Tulving en 1972, refiriéndose a la distinción entre conocer y recordar: conocer es el recuerdo de hechos (semántico), mientras que recordar es un sentimiento que se sitúa en el pasado (episódico)[3].

Uno de los principales componentes de la memoria episódica es el proceso de recuerdo, que provoca la recuperación de información contextual relativa a un acontecimiento o experiencia específica que ha ocurrido. Tulving definió seminalmente tres propiedades clave del recuerdo de la memoria episódica:

Memoria procedimental

Las pruebas de rehabilitación cognitiva demuestran que las compensaciones de memoria (p. ej., recuperación espaciada, aprendizaje sin errores, encadenamiento, etc.) y las estrategias de memoria (p. ej., asociaciones, descomposición de la información en grupos) pueden funcionar para tratar los déficits de memoria.

Las tareas funcionales suelen ser ADLS e IADLS. Dicho esto, pregunte siempre al paciente (o a sus cuidadores, si procede) cuáles son sus objetivos y qué es importante para él. Al planificar el tratamiento, haga una lluvia de ideas sobre las tareas habituales que el paciente realiza y que requieren memoria.

Si el paciente aún está aprendiendo las estrategias de memoria o tiene un trastorno grave y agudo, puede empezar con tareas menos funcionales, como memorizar listas en hojas de trabajo, para aprender a utilizar las estrategias.

En el caso de pacientes con trastornos moderados, graves o progresivos, ofrezca a los cuidadores mucha formación sobre el uso de ayudas para la memoria (libro de memoria, orientación) y técnicas de memoria como la recuperación espaciada y el aprendizaje sin errores.

Aunque se puede trabajar la memoria y la atención al mismo tiempo, algunos problemas de atención son lo bastante graves como para repercutir negativamente en el tratamiento de la memoria. En estos casos, conviene centrarse primero en tratar el déficit de atención.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad